Familia Laica MISSAMI

La Familia Laica Missami está formada por todos los seglares que forman parte de nuestra Familia Congregacional y que comparten nuestra espiritualidad, la misión y las Obras que la Congregación lleva adelante en la Iglesia y en el Mundo de hoy.

Por la gracia del bautismo todos y cada uno de nosotros tenemos parte activa en la única misión de la Iglesia, que es la de proclamar el Reino de Dios y su presencia en la realidad temporal. “A cada uno se le otorga la manifestación del Espíritu para común utilidad” (1 Cor. 12,7). La vocación a la santidad y a la misión la hemos recibido todos religiosas y laicos para el bien de la Iglesia y extensión del Reino.

Muchos seglares cercanos a nosotras, han hallado en el carisma de nuestra congregación religiosa un espejo donde han visto reflejado el don que ellos mismos también han recibido de Dios. También las religiosas hemos tomado conciencia de que el carisma que había inspirado a Mª Emilia el espíritu desde su fundación es, en realidad, un don de Dios que comparten otras muchas personas.

missami1Si nos fijamos en Jesús veremos que Él ya nos enseñó a aproximarnos: dialogó con la Samaritana, curó al enfermo, a Marta la previno, miró a Zaqueo, invitó a Pedro, se enfadó con los fariseos

Hay diversidad de formas en las que los laicos se sitúan ante el carisma de la Congregación y por tanto de las vocaciones laicales de la familia de las Misioneras del Santísimo Sacramento. Esto nos ayuda a todos a dar pasos decididos hacia una mayor estima del papel relevante que desempeña hoy el laicado que forma parte de nuestra familia carismática, y a empeñarnos en renovar el impulso apostólico que deseaba nuestra Madre Fundadora. Todos formamos esta Familia Carismática.

La vida laical se manifiesta en multitud de contextos y caminos personales.
Las formas en que los laicos se relacionan con nuestra Congregación, se encuentran en con

stante evolución, y es diferente según las misiones, las culturas y la historia de cada lugar. En la actualidad existen varias formas de situarse ante el carisma de la Congregación de las Misioneras. Hay laicos que comparten la espiritualidad de la Congregación, otros comparten la misión, otros comparten ambos aspectos, y existe la posibilidad de que algunas personas puedan adquirir compromisos temporales de integración con el Instituto.

Las formas de situarse ante el Carisma de la Congregación son las siguientes:

MISSAMI

Los Cooperadores de la Familia MISSAMI:

Son las personas que colaboran con la misión del Instituto ya sea como trabajadores o como voluntarios, incluso aquellos que aún no tienen una vivencia cristiana y quizás aún no se identifican ni viven necesariamente según nuestro estilo carismático.

Misioneros Eucarísticos Laicos (MEL):

Son miembros llamados por Dios a vivir el Carisma de la Congregación en su opción laical con unas Bases de Espiritualidad y estatutos propios viviendo su espiritualidad en la realidad social en la que se encuentran.

Misión Compartida:

Son las personas que comparten la misión evangelizadora de la Congregación a través de la educación, catequesis, obras sociales, etc., se identifican y se sienten parte de nuestro carisma, son formados en él y educan según nuestro estilo; algunas de ellas, son personas que son corresponsables, junto con las religiosas, de llevar adelante la misión de los centros educativos, ocupando puestos de dirección en los mismos; viven su tarea como misión eclesial.

Estamos desarrollando el proyecto, del “Equipo de Titularidad”, que algunos ya conocéis. El fin principal de este proyecto es asegurar que nuestros centros sean lugares de evangelización. No tendrían sentido si no son plataformas desde las cuales evangelizamos con el estilo carismático que nos caracteriza.

Un solo corazón, integración carismática:

Laicos que optan por un compromiso temporal con la Congregación por el que se establecen vínculos de ayuda mutua y de misión y espiritualidad compartidas.