Quienes Somos

trigo2

La obra social “Cachito de Cielo”, vinculada y dirigida por la Congregación de las Religiosas Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, fundada por María Emilia Riquelme y Zayas, en colaboración con los voluntarios laicos y nuestros benefactores, formamos una gran familia MISSAMI, donde cada uno aporta sus cualidades y sus dones.

IMG_2195    beatificacion1

María Emilia Riquelme (Joven)                                                                                                                            María Emilia Riquelme (Religiosa)

La gran Misión de las Religiosas a través de la obra social es llegar a las periferias personales de cada ser humano, para dignificar la persona de Jesús en el rostro del hermano que sufre, brindándoles apoyo espiritual y material y así vivir muy cerca de ellos.


NUESTRA HISTORIA IMPULSADA POR EL ESPÍRITU SANTO EMPIEZA DE ESTA FORMA

bocadillos pobres

La Casa situada en San Lucas nº 7 fue imaugurada por Mª Emilia Riquelme, fundadora de las Misioneras del Santísimo Sacramento y Mª Inmaculada. Llamada la Capilla, por el barrio “Cachito de Cielo”. En ella se ha dado culto a la Eucaristía, y se sigue dando desde el 1911. Ha sido también Casa General y Casa de paso donde muchas hermanas recibían una alegre y familiar acogida.

 

 Hna Corazón (Misionera)

IMG_0246

Con la llegada de M. Corazón (de Bolivia), con un corazón muy misionero, se comenzó una obra como todas las obras… con una pequeña semilla. Llamaban a la puerta algunos pobres pidiendo algo para comer, algún bocadillo o algo caliente.

Y la comunidad trataba de atender estas necesidades.Los pobres entraban a la Capilla para descansar o pedir, incluso, algún donativo. Cada día fue aumentando el número de personas que se acercaban…

  1. Susana Ramos, entonces General, (llamada M. Caridad) apoyó totalmente esta misión….EL CORAZÓN SE UNIÓ A LA CARIDAD!”!!!!

religiosas cachito (1)

Era Jesús mismo quien estaba llamando a la puerta… Por eso, la comunidad se planteó seriamente esta posible misión, y ayudadas por las voluntarias y la providencia de Dios, preparaban cada día bocadillos para dar a quienes se acercaban. Diez, veinte, treinta, cincuenta, … y así cada día siguió creciendo el número…200….300…

Muchos de los que se acercaban pudieron rehabilitarse gracias al trato que las hermanas tenían con ellos y también haciendo un proceso de encuentro con Dios hasta ser colaboradores y voluntarios de la obra.

En las celebraciones de la Eucaristía, se invitaba a colaborar en el sostenimiento de esta obra. M. Corazón, cada primer domingo de mes, solía pedir por los hermanos más pobres; y la generosidad de los que asistían y asisten siempre ha sido muy grande.

El P. Javier Repullés, sj., con ese amor a los pobres que siempre le caracterizó, ayudó e impulsó muchísimo, también con ayudas económicas y voluntarios de sus grupos.

En el año 2011 centenario, la Obra Social se ha trasladado a la calle Monte Esquinza nº 29, pues el espacio en la calle San Lucas ha quedado insuficiente y en estas nuevas instalaciones se ofrece mayor amplitud para la atención a nuestros hermanos.  ¡Gloria a Dios!

 

DSCN2129IMG_0195_2

Actualmente se cuenta con una subvención de la Comunidad de Madrid, ayudas del Banco de Alimentos, Cáritas, Cruz Roja, personas anónimas y generosas apuestan por la solidaridad ayudando a los que sufren, pastelería de Mallorca y otras entidades.